jueves, octubre 11, 2007

estoyespleendido


O decirte las cosas que pensé mientras iba camino a la parada del autobús, en las colonias de garrapatas que habitan o más bien devoran las comisuras de los dedos de las patas de mi perro que es medio estúpido pero fiel y alegre como el sólo, en los cuadros de un corte medio renacentista que no sé si decir alargaban o asesinaban la posibilidad de sentirse tranquilo en aquella consulta médica llena de revistas incompletas, descontinuadas, desechadas por la sociedad, destinadas a un reposo casi eterno en las miradas ignorativas de cuasi cadáveres atemorizados y dispuestos a pagar elevadas sumas de dinero con tal de retrasar lo más posible aquello que en realidad es lo único cierto, de verdadero y de preciso, que existe aun cuando en nuestras patéticas mentes y en nuestros penosos corazones nos empecinemos en hacerle la ley del hielo a todo aquello que suene a muerte, como pasó por ejemplo mientras comía y comía como un cerdo y de pronto los que me acompañaban en la mesa comenzaron a enrostrarse violentamente algo de unas cuentas pendientes por no se que inversión inmueble mortuoria realizada años atrás, cuando aún había algo de esperanza en sus uñas, cuando aún los cinturones no apretaban los vientres henchidos de aquel aire malsano que arruga las pieles, irriga la bilis, parte las manos y atrofia los huesos.


Y de no ser eso suficiente, siempre o a veces nunca, está la posibilidad de matarte piel por piel, pelo por pelo, pie por pie. Lenta y sensualmente, y leer en tus ojos el miedo y el placer de estar recibiendo lo que siempre te has merecido, porque tú lo sabes, desde siempre siempre siempre lo has sabido; y a pesar de que has hecho una muy buena labor tratando de ignorarlo, y aunque yo también he tenido mi cuota de responsabilidad en todo esto, lo cierto es que hoy cuando me levanté de la cama y me pisé la conciencia con la pata izquierda, tomé la determinación de hacerme parte del rubro de los asesinos empedernidos, sí, de los mismos que llenan los bares de aquella transitada e inusitada avenida central, de la misma ciudad de la que tú y yo nos enamoramos cuando aun pensábamos que era posible y digno creer en el amor, en la posibilidad de amar algo o alguien, independiente de que a veces nos odiáramos.


Y no lo digo con nostalgia porque en realidad si todo esto sucedió ayer, tener o más bien sentir (porque en realidad nunca es completamente tuya) nostalgia vendría siendo un acto de debilidad que por supuesto no estoy dispuesto a aceptar como parte de mi gama de comportamientos y emociones cotidianas normales, pues dentro de todo, como ya te grité en algún momento, sí que soy un tipo muy normal.


Porque al final eres tú la que está bien cagada del chape, a la que le patina, la que peina la muñeca, la que se tostó, la piteá, la loquita de patio, la deschavetada… pero soy yo el que escribe.


Escudriñarte un instante
Escondido en la anonimidad

de ser uno más del resto
uno más de los mortales
dejar de ser un dios
observarte desde la penumbra
necesitar el amanecer de tus ojos
en las mañanas solitarias
pretender que todo sigue igual
que todo sigue bien
que en el fondo nada es el engaño que realmente es
pues siendo francos
la verdad duele demasiado cuando es tan nuestra
como nuestras uñas y nuestros pelos
y siendo aún más franco, hoy me duele todo
como si me hubieran golpeado brutalmente
los matones del destino
que enviaste a por mi
y que sigues enviando
diaria pero sobre todo nocturnamente
cuando la dama me visita cortésmente
cuando comienzo a despedirme, cuando me desvanezco
cuando por largas horas
------------------------no soy yo
aun cuando sueñe conmigo y contigo


porque esta cicatriz de mi cara
poco a poco se agranda
contagia otras partes de mi cuerpo
toma fuerza, bebe mi vida
hasta poco a poco transformarse en mi
hasta poco a poco poseerme hasta transformarme
en una cicatriz con patas
que come
que paga cuentas
que bebe bebidas alcohólicas
que consume variopintas drogas
que finge que ríe
que oculta que llora
que ama en silencio


esta cicatriz de mi alma
que me resta alma
que carcome lo poco que queda de mi
que me invita cariñosamente a aquél lugar
no pudiendo hacer otras cosa que aceptarla, pues
Después de todo
Es--------- todo
Lo
-----Que
(creo que) tengo


Imágen: Gabríela Frðriksdottir

Título: MELANCHOLY, animal inside animal outside, 2001

3 Comments:

Blogger Dani said...

a-uch.
:::::::

me paso por tu blog, pasate por el mio.


besos y suerte en la life.

byee

7:42 p. m.  
Anonymous omarley said...

matate culiao... asi no vale la pena seguir...

mejor no te matis, mejor agarrate a la cuerda y empieza a "subir", mejor atrevete a seguir, mejor que peor, mejor empezar a vivir, mejor agarrar la cleta o tus piernas y salir, mejor escribir, mejor seguir sin-sentir, mejor re-sentir, mejor volver a sentir, mejor algo porque "peor es ná", mejor o mas bien; mas bien que no hay drama, que la melancolía se la lleve maría... zkt1 MEJOR.

12:50 p. m.  
Anonymous omarley said...

PD. repite la palabra mejor hartas veces y te daras cuenta que pierde su sentido, que no se sabe que significa, que es mejor no pensar por qué mejor... se dice mejor

m e j o r ...... que shusha el lenguaje?? pq esas 5 letras significan que todo va a estar bien??? pq?

12:52 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home