lunes, noviembre 20, 2006

Desquimales (parte 04)


Detrás de las incandescentes imágenes protoplásticas y las notas de los enefrontilones sintió el desquimal correr la sangre por sus venas. En el cielo las palabras se perdían a lo lejos y en el suelo todo seguía más o menos igual. La brisa remataba la última carrera del tiempo y por lo demás hacía rato que no se veía cosa similar.

Hemos decidido progresar para atrás y para los costados y desde el momento de tal determinación el curso de la historia se ha alterado y se ha visto manchado por la sangre y por plenchos sin fecha de vencimiento. De aquí que muchas veces no se entienda lo que escribimos totalmente, más he ahí lo interesante de los cantos que por las noches se revuelven si dejáis las ventanas ligeramente abiertas.

Sóis vosotros los elegidos de las medialunas y de los polvos desechables que se levantaban en las piscinas de lavado y ante eso no podéis más que cerrar los ojos o daros un festín de comidas crudas. O bien leer los vomitivos periódicos que mañana tras mañana llegan a los cubículos incluso más rigurosamente que el nuevo soplo.


Año del oso

Estaba recordando que sabio no es quien más conoce sino quien sabe lo que busca cuando los plateados resplandecientes enceguecieron momentáneamente a Ygiklüskl. Recién llegado del flolo, infructuosamente intentaba interpretar todos los avisos, luces y seres que desde su arribo le impedían concentrarse en el Principal Objetivo. Su obstinada concepción mundana le impedía no relacionar los rápidosazules que atravesaban las calles con marsocas, los molestosos seresvoladores con trarbos, atzsirbis o flencúples, los escolares connativos. Extrañaba los saludos del día, las despedidas de la noche. De no ser por su temple (que impedía una y otra vez la transformación del nudo de la garganta en algo más) quizás en qué situación se habría visto inmerso, aún cuando debía pasar inadvertido. ¡Qué más tortuoso! No sólo intuía que semejantes colores jamás volverían a ser registrados por cuenta propia: las profecías se concretaban generando inquietas y efervescentes burbujas a su alrededor. De ahí los gruesos lagrimones que descendían rápidamente por los salientes pómulos para perderse en las texturas del limkgan tribal. Sabía que para todo no inûit, su humanidad los remitía a la caverna, a lo primitivo, lo desconocido, irreal y peligroso. No cabía duda, los vaticinios de la sabia Markgonzlz antes de elevarse al Nijimbrhä eran cada vez más acertados. Consciente del minucioso arte de pulir las gubias antes de trabajar las níveas maderas, sabía que los nuevos cinceles debían cuidarse en extremo. Aunque nadie lo leyera, el continuaría esculpiendo estelas. Si la incipiente ceguera producto de las incandescencias no le impedía el nocturno y altanero desafío estelar, las esferas sin sustancia no mellarían su ánimo. El martillo golpeó el metal, la piedra cedía paso...

Inhgu olf efd sbernäi -------------- ves lo que crees
Gred efd olf knúzqolsts--------- respiras lo que no ves
bernäi olf efd dointuúj--------crees lo que dicen
Kejskadj efd olf swragincdas olf efd wgradjko sbernéi---porque no es al revés de lo que te han hecho creer
Sadcnigarws efd olf sbernéi---------server no es creer
Mügnareds efd old küien--------comienzo no es amanecer
Kgjlan das niüeyjin------------El ser no existir
Nsioklj das tragf flé----------La vida no tal cual es
Ciümenjin bir swragincdas----------Atardecer al revés
Ilustración: LAURA GAMIO RALUY
Título: s/t

2 Comments:

Blogger PàjaroEnPecera said...

Eolo arremolinaba seres y objetos. En las profundidades del abismo nada se divisaba. Cavernas y condiciones psíquico físicas conjugaban gritos, alaridos. Chillidos perceptibles al yunque, martillo y estribo que inundaban de imágenes perturbadoras su cabeza. Ocres polvos teñían los ropajes, interrogando al viajero el porqué de sus travesías, la razón de sus conjeturas. Imaginaba los seres que habitaban estos mares, miles de años atrás. Elucubraba acerca de la existencia de seres tronco, cabeza, extremidades capaces de dominar superficies y bajos fondos hasta que un águila sobrevoló su existencia, sacó de sus pensamientos y ayudó a descifrar los sonidos provenientes desde arriba/abajo/frente/lado.

Los espíritus que vuelan llaman a que coloquemos las plumas y las alas para aniquilar al buitre imperialista y al león colonialista, destruir su matriz de ideas egocéntricas y genocidas y reconstruir una sociedad multinacional bajo un sistema comunitario

Comenzaba la cuenta regresiva. Lentamente, desenfundó su carcaj y apuntó. Imbuido por las ancestrales técnicas ubicó los kiujölmen que marcarían el derrotero hasta atravesar el corazón de los viajeros. Sin embargo, una repentina polvareda impidió concretar el lanzamiento. Debería acércaseles aún más, cambiar de herramienta e invocar a otros pfurélijs. Apresurado intentó retomar el ritmo pero repentinamente comenzó a perder la fuerza, invadiéndole un extraño sopor. Hasta que miró su pie y descifró la extraña marca que momentos antes había aparecido.

5:31 p. m.  
Blogger conejo said...

un gusto que uses mi obra en tus publicaciones, me hubiera gustado saberlo antes, por ti no por casualidad y así ayudarte quizás.

saludos,

Laura Gamio R.

lgamio@gmail.com

10:10 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home