lunes, noviembre 06, 2006

Desquimales (parte 02)


Nada de limpieza, poco de orden. Los rastrojos desperdigados en el rincón, en la subida, en el salón hedían desde tiempos pretéritos. Desde la huida de Ugl (Armden), las faenas de transporte y re-erradicación estaban a la deriva. Pero ya era habitual, casi como esnifar.
Los rayos nublaban cualquier atisbo de certeza respecto al estado matinal. En ciernes el período de abnegación, era probable que transcurridos sólo unos instantes comenzaran a corroerse los soportes de titanio del búnker fangoso. Obviamente, nada impediría la concreción del cuadro planificado en su afiebrada mente. Al ser sorprendido contemplando atardeceres atrás del edificio del Gobierno Central en horas de trabajo y las múltiples caídas de los astros verduzcos, sólo bastaba repetir su rutina y romperle el pescuezo de sopetón. Pero lo habían elegigo. El resto, más de lo mismo.
Las imágenes caleidoscópicas seguían cambiando, igual que las características del vaivén, las nubes, los gritos, el sudor, la sed, el aire viciado y el gemido antes del colapso del cubil que por ultima vez fue mudo testigo de la repentina explosión del Kgärnem por el Kgärmen. Como otrora.
El otro día, escuchando a algunos insectoides megalómanos que discutían arduamente sobre el futuro del sistema y también acerca de los problemas concretos que se pueden encontrar en este momento no-histórico que fatalmente nos ha tocado vivir, me di cuenta que a pesar de no comprender del todo qué era lo que decían (ciertos términos aun me son esquivos debido a la dificultosa labor traqueal que requiere la pronunciación de ciertos metagramorfemas, y más aun cuando pensamos en las vibraciones incorpóreas propias de los actuales sistemas de comunicación) en esas cabecitas negras cafés violetas y grises; en esos miles de millones de ojos; en esas antenas delgadas y delicadas y en esas patas peludas y adherentes, residía una sabiduría densa e impenetrable a la cual de alguna extraña manera me sentía ligado.
Esto fue lo que le comuniqué a Armden cuando por última hablé con él. Su desaparición aun tiene a toda la comunidad en un evidente estado de exaltación y vigilia. Las circunstancias en que se perdió su rastro no dejan de ser confusas, y ni siquiera los peritos de los cuerpos de investigación del SGIDNP -quienes hasta el momento sólo han elaborado absurdas teorías- parecen ser capaces de dar con las correctas lecturas de los signos. Para quienes no están al tanto, su rastro se perdió en uno de los barrios rojos ubicado a las afueras de Marte; allí, un terrícola renegado dijo haber visto un batantiano borracho junto a tres venusinas de fogosos ojos en una cápsula de relatividad y que se dirigían a una velocidad dificil de explicar sin hacer uso de las ideas neuro-matemáticas publicadas en el último boletín intersistemático hacia el fin del universo.

Usualmente, no se dan altercados de este tipo. Si hay algo que caracteriza la vida en este sector, al menos en lo que puede uno detectar en las plataformas públicas o en cualquier parte que no sean los ratios cubimétricos designados por el gobierno para la vida familiar, es precisamente la tranquilidad alcanzada producto de extenuantes jornadas colectivas de reconfiguración neuronal y terapias metafísico-inversivas para los que quedaron con egofrenetismo crónico después de la GRAN ECLOSIÓN. Además, hacía poco tiempo que Armden me había confesado lo satisfecho que se sentía en esta nueva vida. La verdad, nunca supuse que los ojos que ese día me miraron indirectamente escondían el deseo de volver a lo escencialmente batantiano, a la decadencia propia de los distintos mecanismos de union sexual, de los alcoholes sintetizados, de las vaginas dentadas húmedas y todas aquellas cosas que con tanto esfuerzo habíamos logrado erradicar.

Ilustración: Patricio Sthandier
Título: Maldito corrupto

3 Comments:

Blogger Tratzo said...

creí estar por momentos en falsopositivo.
sea lo que sea que esté sucediendo
la oscuridad del asfalto ya no nos está interrumpiendo

12:10 a. m.  
Blogger PàjaroEnPecera said...

Para que dormir si el soñar no es realidad, el descansar se puede sin dormir, el pensar puede ligarse al hacer, y en crear pasa el tiempo más rápido que en un sueño...alegre desvelo!

6:53 p. m.  
Blogger verde said...

una nebulosa esquimal, se parece a un desquimal?

2:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home